+571 530-0470 - +571 530-1270 | Bogotá (24 horas)

|

Este tipo de cáncer es el más diagnosticado entre las colombianas, con cerca de 13.300 casos reportados. A pesar de esto, si se detecta tempranamente tiene la mayor tasa de sobrevida.

- Las citas de control, exámenes diagnósticos y tratamientos no se debe parar por la pandemia del COVID–19, dado que esta enfermedad puede presentar más riesgos para la salud que la infección.

- Oncóloga de la Clínica del Country y Clínica La Colina explica riesgos, exámenes de control y tratamientos innovadores.

En este mes se conmemora la lucha contra el cáncer de seno, uno de los cánceres que puede tener mayor sobrevida, si es diagnosticado a tiempo. En Colombia, en el 2018, según Globocan, se diagnosticaron 13.300 nuevos casos de Cáncer de Seno, lo que corresponde al 24% de todo tipo de cáncer diagnosticado.


Lastimosamente desde el inicio del confinamiento, muchas personas diagnosticadas con cáncer han pausado o abandonado sus tratamientos, poniendo en riesgo su salud, según explica la Dra. Sandra Franco, jefe de oncología de la Clínica del Country y Clínica La Colina. La recomendación es continuar con los tratamientos con quienes ya han sido diagnosticadas con cáncer de seno. Para evitar la posibilidad de contagio durante las citas, las instituciones de salud han diseñado estrategias para minimizar el impacto que pueda tener el contagio con el reciente Coronavirus para las pacientes.


En el caso de las pacientes oncológicas que asisten a la Clínica del Country y Clínica La Colina, se desarrollaron guías con asociaciones médicas nacionales e internacionales, para reemplazar las terapias tradicionales por algunos tratamientos menos inmunosupresores –que bajan las defensas–, cuando se puede. Por ejemplo, en cáncer de seno se ha aumentado el uso de la terapia hormonal, que no produce inmunosupresión, pero siempre teniendo en cuenta el pronóstico oncológico.


Al respecto afirma la Dra. Franco: “Lo que no se puede es comprometer el pronóstico oncológico de nuestras pacientes. Es decir, eso está por encima de la posibilidad o no de contagio con coronavirus, ya que en estos escenarios estamos más enfocados al largo plazo. Afortunadamente, quienes padecen cáncer de seno no parecen tener un riesgo aumentado significativo de complicaciones de COVID-19”.


Por otro lado vale la pena destacar que hoy las pacientes con cáncer de seno tienen acceso en Colombia a las terapias biológicas, que suelen causar menos efectos secundarios tóxicos que otros tratamientos oncológicos. En este grupo, la oncóloga destaca los beneficios de los anticuerpos monoclonales y los inhibidores de tirosina quinasa, que han demostrado efectividad, tanto en enfermedad temprana como en pacientes con enfermedad metastásica. Y agrega: “Hemos ya logrado tener un impacto importante en la sobrevida de algunas de nuestras pacientes gracias a estas terapias blanco o dirigidas, que atacan directa y únicamente a las moléculas alteradas en los tumores”.


Diagnóstico temprano: una de las armas contra el cáncer de seno

La principal recomendación es que las mujeres visiten anualmente a su ginecólogo o médico de cabecera para realizar los exámenes de prevención y diagnósticos. También es primordial el autoexamen mensual, que se debe realizar aproximadamente de cinco a diez días después del inicio del periodo menstrual.


Se aconseja realizar una mamografía anual a partir de los 40 años; este examen de tamizaje se realiza en ausencia de síntomas, a manera de rutina. Es importante saber que no siempre hay alteraciones físicas fáciles de detectar para una mujer cuando se tiene cáncer de seno, por ese motivo, es importante hacer este examen como efectivo método de diagnóstico. En el caso que las pacientes presenten carcinomas en estadio uno o dos, se pueden curar de su enfermedad en la mayoría de casos.


3 claves para las pacientes con Cáncer de Seno

A propósito del mes del cáncer de seno, el equipo multidisciplinario del Centro de Oncología de la Clínica del Country, compartió tres consejos que complementan el aspecto científico del tratamiento:


1. Si bien debido a la pandemia la cotidianidad de todas las personas ha cambiado, se aconseja mantener una vida normal y en lo posible continuar con actividades como trabajar y tener actividad física, puesto que realizarla ayuda a tener una mejor tolerancia a la quimioterapia. Esto si se debe hacer énfasis en mantener las medidas de autocuidado y distanciamiento físico.


2. Llevar un un estilo de vida saludable: alimentación balanceada, con bajo consumo de grasa, carnes rojas y azúcares. Se debe hacer énfasis en integrar los grupos de alimentos son necesarios y se deben mantener en la dieta, pero en las proporciones adecuadas.


3. La salud emocional y psicológica es tan importante como la salud física durante el tratamiento. Por eso es importante que las pacientes y sus familias cuenten con grupos de apoyo psicológico, así como apoyo de nutricionistas y de terapistas físicas, que se encargan de la rehabilitación oncológica.